martes, 9 de agosto de 2011

Historia Procter & Gamble

La compañía Procter & Gamble fue fundada en Cincinnati, Ohio por un inmigrante inglés llamado William Procter, y un inmigrante irlandés llamado James Gamble. Ambos hombres habían llegado a Cincinnati por separado y habían fundado negocios exitosos, Procter como fabricante de velas y Gamble como fabricante de jabones. Luego de casarse con hermanas, formaron una sociedad en 1837. En ese tiempo, Cincinnati, conocida como “Porkopolis”, era el centro productor de carne más grande del país, permitiendo así el acceso barato a grasa animal – materia prima básica en la fabricación de velas y jabones. Esto atrajo muchos nuevos interesados, de forma que para 1845 P&G tuvo que competir con otros 14 fabricantes locales de marcas sin nombre de jabón y velas. Para diferenciarse de los demás P&G se embarcó en una estrategia de inversión agresiva construyendo una de las más grandes fábricas en los años 1850 a pesar de los rumores de una guerra civil inminente. Durante la guerra P&G operó durante el día y la noche para suplir a los soldados de la Unión, y para el final de la guerra las ventas se habían más que quintuplicado a más de $1 millón. Cuando los soldados retornaron a casa cargando productos de alta calidad, distinguidos por sus característicos empaques de luna y estrellas, P&G rápidamente desarrolló una reputación nacional.

Desde sus inicios, P&G se enfocó en la innovación del producto. En 1879, el hijo de Gamble, James Norris McLean Gamble, químico de formación, desarrolló Ivory, el primer jabón estadounidense comparable a los jabones finos importados de Europa. James transformó los procesos de producción del jabón de P&G – y de velas – de un arte a una ciencia solicitando la ayuda de profesores de Química. Ivory, primero vendido nacionalmente en 1882 por su pureza superior, transformó a P&G en un productor de marcas de primera. Una producción a gran escala de Ivory comenzó en una enorme nueva planta, Ivorydale, en 1887 para satisfacer la rápida creciente demanda nacional. P&G también innovó al establecer una fuerza de ventas directa en 1919, eliminando la mediación de mayoristas.

La distribución directa de la fábrica a las tiendas mejoró la comprensión hacia P&G de los clientes minoristas y permitió los departamentos de la compañía en 1924.
Procter & Gamble también ayudó a introducir las novelas, conocidas en inglés como "Soap Operas", en 1933. La novela "Guiding Light", primero se lanzó al aire como una serie de radio de 15 minutos en 1937, y todavía es producida por Producciones P&G apareciendo diariamente en CBS.
Durante la década de 1920 los gerentes de marcas fueron alentados a ser emprendedores y a manejar sus marcas como empresas individuales. Se creó una gerencia de marca competitiva en 1931, formalmente permitiendo a cada gerente de marca captar segmentos de consumidores diferentes. La organización empezó formándose alrededor de líneas de productos para que decisiones de negocios más rápidas y más orientadas a clientes fueran hechas por los gerentes de marcas en los niveles menores de la jerarquía corporativa.

En 1943, P&G creó su primera división de categoría por producto, los departamentos de productos de farmacia, enfocados en una línea en crecimiento de productos para cuidado personal. Tide, un revolucionario detergente sintético lanzado en 1946, fue desarrollado contra los deseos de la alta gerencia a través de un programa secreto de 5 años conocido como Proyecto X. La gerencia mayor finalmente puso en marcha el proyecto y Tide capturó el liderazgo del mercado en sólo 4 años, y todavía lo mantiene 50 años después.

En España, Procter & Gamble empezó su andadura en los años 60 con la fábrica de detergentes de Mataró, donde fabricó principalmente su producto estrella Ariel, con aquella campaña chocante pero efectiva: "Y a quién se lo ha dicho Ud.?", luego lanzaría el Fairy y los demás productos... En los años 70 trasladó la sede y la dirección general de la empresa a Madrid , construyendo en Córdoba su segunda fábrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada